Reportatges
El etnocidio de los Nukak-Maku en Colombia (+info)
 
Los NUKAK son indígenas nómadas de la rama MAKU, grupo heterogéneo compuesto por varias comunidades cazadoras-recolectoras, que se desplazan desde tiempo inmemorial por el Amazonas y la selvas del sureste, donde confluyen Colombia, Perú y Brasil, entre los ríos GUAVIARE e INIRIDA en constante movimiento.
Se sabía de su existencia desde 1947 por los procesos de colonización de las zonas selváticas, las emigraciones causadas por la violencia, el desarrollo del narco tráfico y expansión de la industria de guerra auspiciada por el conflicto armado interno, desde los años 60 el territorio NUKAK ha venido sufriendo la presión de colonos y grupos armados.
Pero el choque con la civilización y el mundo exterior fue en 1988, cuando un grupo de NUKAK se aventuró en un poblado en medio de la selva. El primer encuentro fue pacífico, pero las consecuencias posteriores los está aniquilando.

MOW BE, de 27 años, miembro de la etnia NUKAK, desesperado por no poder ayudar a su tribu a regresar a sus territorios ancestrales, tomó un brebaje llamado BARBASCO, el pasado 16 de octubre, y esperó recostado en su hamaca a la muerte. Cuando lo encontraron fue trasladado al hospital de VILLAVICENCIO para hacerle un lavado de estómago, según relata Higinio Obispo, de la Organización Indígena de Colombia (ONIC), pero ya era tarde. Murió 12 horas después.
 
MOW BE conoció su primer desplazamiento con 7 años, cuando tuvo que abandonar su tribu con otros 234 NUKAK forzados por la violencia y la ocupación de sus tierras. En 1990 murió su padre de una epidemia, él y sus hermanos quedaron con los colonos, con ellos aprendió, aparte de algunas costumbres, español, cuando creció volvió con su etnia y durante años fue el interlocutor de sus derechos.
 
No soportan su situación y se suicidan
Sus últimos tres meses fueron un esfuerzo constante para que los 160 NUKAK que quedan en San JOSE
del GUAVIARE, malviviendo y enfermando, volvieran a sus tierras de origen. Habló con ONGS y ante el estado de BOGOTÁ.
Pedía que el gobierno colombiano les cediera alguna lancha o botes para trasladar a su gente. Intentó por todos los medios buscar recursos. Se suicidó tras la muerte de un niño de 9 años por gripe.
 
Un médico que visita a los NUKAK desde que hace un par de años comenzaran a asentarse en la periferia de San JOSÉ del GUAVAIRE, a unos 280 kilómetros al sureste de la capital, dijo que MAW BE no soportó la crisis de su pueblo.
"No podía conseguir nada para ellos, ni comida ni ropa. Muchos NUKAK se lo echaron en cara”.
 
En el campamento de PUERTO OSPINO, ¿penúltima ubicación?, un bosque de terreno baldío, los NUKAK están obligados a vivir juntos , hacinados y marginados de la población, sin apenas caza o modo de subsistir. Cada 15 días trabajadores humanitarios les lleva alimentos, escasos y nada parecidos a su dieta, con lo que es frecuente que padezcan diarreas y malnutrición, los niños piden limosna, y todas las “ofertas “ de ayuda y proyectos para los NUKAK, que en su día hiciera el gobierno de Colombia, junto con otros organismos locales e internacionales (ACNUR) y ONG como SURVIVAL, no han dado frutos.
 
Los Nukak se están extiguiendo...
Al menos 1.200 NUKAK vagaban por las selvas en grupos de 30 cuando se produjo ese primer contacto en Calamar.
En aquellos días, la amenaza para su integridad física y cultural estuvo determinada por la cercanía con la población marginada de colonos, que luchaba por la riqueza emergente que representaba el cultivo de la coca, obligando en muchos casos a los NUKAK a trabajar para ellos y despejando los bosques para plantarla. 18 años después de este “primer” encuentro, los NUKAK se han reducido a unos 380. "Si sigue así, en poco tiempo desaparecerán”, opinión compartida por los antropólogos y médicos que los visitaron.
 
...Sus tierras han sido ocupadas

Esta etnia ha sufrido la devastación de su población por la malaria y la gripe desde su primer contacto, en 1988, con no indígenas. Sus tierras han sido ocupadas por colonos y narcotraficantes, guerrillas de izquierdas, FARC, paramilitares de derechas (ambos se disputan el cultivo y comercio de la coca) y por el Ejército colombiano .
El portavoz de ACNUR, WILLIAM SPINDLER, advirtió la primavera pasada sobre una emergencia humanitaria en las comunidades indígenas de Colombia (aproximadamente un millón de personas) de un total de 45 millones de habitantes. En ese país existen unas 40 comunidades indígenas.
 
SPINDLER condenó igualmente el asesinato de dos líderes de la tribu WOUNAAN lo que provocó que 1.700 indí¬genas dejaran sus hogares en la región noroccidental del CHOCA, y se trasladaran a la ciudad presos de pánico. Posteriormente fueron asesinados dos maestros indígenas de la zona y otros muchos líderes indígenas están amenazados.
[fotos i + info a: Survival; Onic.org.  i Servindi.org]
ETNOCIDIOS EN PLURAL
Dieciocho pueblos indígenas están en peligro de extinción, 70 integrantes de estos pueblos han sido asesinados, 5.600 desplazados. Además de los peligros de la guerra civil, los indígenas afrontan nuevas leyes del gobierno del presidente ÁLVARO URIBE que limitan sus derechos territoriales.
Los grupos indígenas denuncian la represión y violación de sus derechos, así como el robo de sus territorios por parte del gobierno, paramilitares, guerrillas y empresas multinacionales. Demandan un papel más activo de las Naciones Unidas y la sociedad civil para parar el ETNOCIDIO de que son víctimas.

Autora: M. T. Pomeyrol. Desembre 2006 Món Comunicació
           
Jovenes Nukak-Maku en al selva colombiana
 
Para Saber un
poco más...


Los indígenas Nukak viven entre los ríos Guaviare e Inírida,
al borde de la cuenca amazónica. Son solamente uno de
seis grupos que juntos constituyen los pueblos makú,
todos ellos cazadores-recolectores nómadas que viven
en los afluentes del Amazonas.
(... + info a Survival)

¿A qué problemas
se enfrentan?

Los nukak han sufrido la devastación de su población
por la malaria y la gripe desde su primer contacto con no
indígenas en 1988; ahora sus tierras han sido ocupadas
por cultivadores de coca, guerrillas de izquierdas, paramilitares de derechas y por el
ejército colombiano.
 
¿Cómo les ayuda
Survival?
Tras una intensa campaña de Survival iniciada en 1991,
el Gobierno colombiano protegió el 95% del territorio nukak
bajo la forma de un resguardo (zona de tierra escriturada a nombre de los indígenas).
Desde que comenzó la
afluencia de cultivadores
de coca y grupos armados
a su territorio, Survival ha presionado al Gobierno colombiano;
instándole a iniciar negociaciones
 
con todas las partes involucradas en el conflicto para que excluyan el territorio nukak de cualquier operación armada, para que suspenda la fumigación aérea de coca dentro del territorio de los indígenas, y para que implemente una
política apropiada para reasentar a los colonos en tierras
en las que puedan cultivar cosechas legales.
 
Si quieres ayudar colabora
con Survival
 
La Organización Nacional Indígena de Colombia - ONIC, ha sido pensada como una gran "maloka" de los Pueblos Indígenas del país.
Tornar a + reportatges...